Estimulación sensorial

Grita

La definición de culpa desde la psicología según la real academia dice: Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.

La culpa nos hace conscientes de que algo hemos hecho mal para facilitar el intento de repararlo. Aunque a veces también nos sentimos culpables sin razón. Muchas autores definen la culpa como el afecto doloroso que surge de la creencia o sensación de haber traspasado las normas éticas personales o sociales especialmente si se ha perjudicado a alguien. La culpa es necesaria para hacer consciente al sujeto que ha hecho algo mal y facilitar los intentos de reparación. Su origen tiene que ver con el desarrollo de la conciencia moral, que se inicia en nuestra infancia y que se ve influida por nuestras diferencias individuales y las pautas educativas.

Cuando la culpa es sana, nos ayuda a respetar las normas y a no perjudicar a los demás. Sin embargo también existe la culpa destructiva que surge por un estado de depresión o por un exceso de perfeccionamiento.

Tocado el punto de perfeccionamiento y asociado a la necesidad de ser una madre perfecta el resultado es el síndrome de burnout, en totonaca… estar tronada. Y es que ser mamá no sólo es lo más maravilloso que puede experimentar una mujer, veamos el lado agobiante y cansado pues significa estar 24 horas, los siete días de la semana, sin descanso, pendiente del cuidado de un pequeño ser humano. Noches sin dormir y días extremadamente largos aunque ni siquiera hayas  salido de casa. Ni hablar si además mamá trabaja fuera o estudia. Súmale, la comida,las tareas,  el super, el esposo,la ropa, la limpieza de la casa…. En fin, ¡miles de cosas más!

Sin ayuda es prácticamente imposible abarcar tantos frentes, además del estrés emocional y la presión que nos imponemos a nosotras mismas. Te sientes agobiada, cansada y que no puedes con todo. Es cuando gritas y lloras expresando que no puedes más y que no entiendes el reto al que le entraste, por supuesto estás tronadísima (síndrome de BurnOut) como respuesta a la exposición prolongada de estrés y la falta de sueño reparador. Como consecuencia puedes enojarte incluso con tus hijos y hasta gritarles, eres humano y tu necesitas el apoyo de tu tribu y de tu pareja, pues mamá debe estar bien para que pueda resistir y hacerse cargo de la profesión más complicada y agobiante: SER MADRE.

Si tienes ganas de gritar hazlo, si tienes acciones que te generan culpa, no lo hagas! No te culpes, tienes derecho a explotar y gritar, intenta respirar y contar hasta 50 o más y sobre todo, habla y desahogate con tu tribu, todas las madres vivimos experiencias similares y ayuda mucho ser escuchada y escuchar los casos de otras madres.

Tu das tu máximo y a pesar de eso no puedes ser la madre perfecta, no intentes serlo, eso no existe, pues ¿quién es perfecto? Equivócate, aprende y acepta, toma acciones y sigue adelante, ámate e intenta soltar el control de la perfección, busca tu felicidad y sabes algo, mamá feliz hijos felices, es muy simple.

Disfruta unos cupcakes deliciosos con tus hijos imperfectos y felices.

whatsapp: 5512883949

http://www.chacharitasbakery.com

http://www.facebook.com/ChacharitasBakery

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s