Estimulación sensorial

Mi príncipe azul

¿Quién pensaría que después de rechazarlo tanto (de bebé) caí en sus encantos? Y cómo no! Si él siempre actuó como novio de su esposa, la consentía, la tomaba de la mano, le hablaba con amor y hasta en su machismo era amable y amoroso. Juguetón y divertido, aventurero y viajero, cariñoso y fuerte, un oso protector, un ser maravilloso que imponía y su corazón noble y limpio, siempre honesto y amiguero, siempre amable y agradable, el sí que parecía monedita de oro, valiente, perpicaz, el mejor al volante, el mejor para resolver cualquier situación que se suscitara, el ser más ingenioso y creativo, con una apertura para aprender tecnología y lo que se le presentara.

Siempre llevo conmigo sus enseñanzas, sus palabras y consejos, siempre me hizo ser responsable de mis acciones, siempre inculcándome ser independiente y libre, siempre impulsándome a vencer mis miedos y a enfrentarlos aunque sudara la gota gorda, siempre poniéndome retos desde niña que ni yo sabía que podía lograr, siempre confiando en mis decisiones y acciones, siempre apoyando mis ideas y movimientos rebeldes, siempre aconsejándome y enseñándome al volante, el la moto, en cualquier experiencia, para el, cada experiencia era un momento de enseñanza, sin preparar nada, estar con él implicaba una lección aprendida de gran valor para la vida.

Me enseñó a bailar, a vivir la vida tranquila, a bajarle a la intensidad, a conducir, a jugar todo el tiempo, a burlarme de mis desgracias, a ver la vida con humor, sarcasmo y diversión, nada de hundirse ni sufrir más de la cuenta, caer y levantarme, siempre diciéndome que todo lo que yo quisiera lograr lo lograría, que yo puedo todo, y al verlo, que el podía todo, sabía que lo decía en serio, llegó a curarme heridas como todo un cirujano, diseñó autos, toros mecánicos, creó sus anuncios digitales, hizo un sistema de negocios, qué bárbaro, resolvía todo a su paso, lo que se presentara.

Esa mirada azul intensa, penetrante y llena de amor, pero si algo no le gustaba con esa misma mirada me lo hacía saber, sus manos fuertes de hombre de verdad, de trabajo, su seguridad, su fuerza, sus rizos, sus canas super sexys, su forma de caminar de “rompe ma…”, su sonrisa perfecta, la nariz más hermosa y esa voz que compartía siempre con sus cantos, sus habilidades musicales, como olvidar el chuntata, sus bailes matutinos pues siempre estaba de buen humor.

Este hombre valiente, que cumplió con sus obligaciones, que trataba con amor a su esposa, que me formó fuerte, libre e independiente, es mi príncipe azul, su mirada azul siempre está en mi mente y en mi corazón, es y siempre serás mi amor eterno, mi compañero de risas y burlas, mi cómplice y maestro, mi seguridad y protector, gracias por la vida y todo lo bello que creaste en mí, gracias a ti sé que un hombre es una maravilla, apoyo incondicional, fuerza y valentía, no existe alguien como tu papá, te admiro y te amo aquí y en cualquier otra vida que nos volvamos a encontrar.

Atte. Hija entregada y fan de su padre

Whatsapp: 5512883949

http://www.chacharitasbakery.com

http://www.facebook.com/ChacharitasBakery

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s