Estimulación sensorial

Paciencia… pero ya!

Abro los ojos y escucho de fondo a los pajaritos cantando al amanecer se dibuja una sonrisa en mi cara, preparo todo para salir de casa y comenzar con las actividades del día y todo va muy bien, voy en tiempo para llegar a una cita sin embargo debe ser todo exacto y fluir conforme al plan. En el trayecto, aunque voy conduciendo con tranquilidad y respeto vial, me encuentro con un par de conductores o tal vez 10 que estorban, no ceden el paso o llevan tanta prisa que se cierran en mi camino, desde esta quinta experiencia comienzo a sentir mariposas en el estomago y precisamente de las del enamoramiento, hago respiraciones y me digo a mi misma… “Yo decido cómo quiero que sea mi día” con una sonrisa algo forzada.

Ya estoy muy cerca de mi destino! y pienso “llegaré en tiempo y forma”… y justo cuando voy a girar en la calle previa al destino… sorpresa! una camioneta de policía se cruza para impedir el paso, cierran la calle y desvían el tránsito hacia… donde podamos! Murmuro una vulgaridad para sacar el estrés que siento por la inteligente decisión / acción de los policías de la ciudad de México y busco inmediatamente cómo llegar a mi destino lo más pronto posible, se creó un caos vial, tal vez hay más cierres en la zonas, estamos todos los conductores congestionados y el semáforo parece estar en rojo eternamente, comienzo a decir “estoy muy enojada realmente!!!” “no vamos a llegar a tiempo!!” “son unos ineptos estos polis!!” y escucho una vocecita infantil, adorable y tierna que me dice “Te amo” y “Vas a llamar?” inmediatamente se dibuja una sonrisa en mi cara y agradezco a mi pequeña acompañante sis palabras de aliento y de acción para resolver el retraso, definitivamente un ángel logró que mi enojo, frustración y estrés cayera al suelo.

Llegamos a la cita, y sorpresa numero dos,  ya no alcancé lugar de estacionamiento! Había bajado el estrés pero esto le subió un par de rayitas nuevamente…

Realmente en una ciudad como la nuestra se requiere mucha paciencia para estar en paz, y decidí buscar el significado etimológico de dicha palabra, me he llevado una sorpresa pues tiene 2 significados:

Paciente: 1) alguien que sufre de una enfermedad y 2) alguien que tiene paciencia. La palabra “paciente” viene del latín patiens (sufriente, sufrido), participio de pati, patior (sufrir). La palabra paciencia también viene del verbo pati.

Sufrir? Ser paciente es sufrir… Mejor disfruto unos cupcakes para dejar de sufrir y estimular mis sentidos y energetizarme positivamente.

¿Gustas?

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s