Estimulación sensorial, Valores

La Piñata

¡Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino; ya le diste una ya le diste dos, ya le diste tres y tu tiempo se acabó!

Suficiente la duración de la canción de la piñata para que los peques intenten romperla y para que todos tengan turno de golpearla, me parece que la piñata, originaria de China que llegó a Italia por Marco Polo, posteriormente a España y por ende a México, no sólo simboliza con sus 7 picos los pecados capitales ni la tentación con sus colores, podemos usarla como una de las tantas herramientas para educar a nuestros chiquillos, ¿parece ridículo?

El respeto al esperar su turno, a golpear la piñata solo durante la canción y ¿qué tal al “ganar” los dulces sin lastimar a los demás o a los más pequeños? Cada evento nos permite educar con valores a nuestros futuros adultos. Fomentemos el respeto con el ejemplo… con nuestras acciones.

¿Te han tocado adultos lanzándose con desesperación a “ganar” dulces de la piñata infantil? ¿Tú que opinas? ¿Lo gratis mueve? ¿Heridas o necesidades de infancia? Comparte y reflexiona al calor de un cupcake gigante, que te ilumine con esa belleza y estimule tu lado bueno y positivo, tu lado de dar más que recibir.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s